martes, 21 de agosto de 2012

Relatos de los niños del Taller en la escuela Iginio Morales

La niña Inteligente.

Érase una vez una niña inteligente de nombre Estefanía Sequera, era la mejor de la escuela, sus padres estaban orgullosos de ella. Un día ella está bromeando con sus amigos y se ríe diciendo: “soy la más inteligente de todos ustedes”, sus compañeros cabizbajo se fueron y uno le dijo Dios, te castigara por tu manera de ser. A los días están presentando un examen en su salón de clase y Estefanía de pronto su mente se quedó en blanco no sabía las pregunta y eso que había estudiado. Al terminar toda la maestra se pone a corregir y ella saco 01 de nota. Al salir al recreo los muchachos se burlaban de ella y esta lloraba y los que critico se le acercaron y le comentaron” No te burles de los otros, Dios castiga”

Escrito por. María Álvarez.

EL Lápiz Mágico.

 Érase una vez, una niña llamada Mary, va a su colegio a las 7 de la mañana. Siempre estaba muy triste porqué su mamá no tenía dinero para comprarle un lápiz. Cuando cruzaba la calle para llegar a la escuela, de repente tropezó con un hermoso lápiz pintado de varios colores, ella lo tomo expresando: Oh, que lápiz tan lindo ¿De quién será? Lo llevare a la escuela y allí preguntare por su dueño. Cuando llega, todos sus compañeros se le acercan y después de saludarle ella mostro el lápiz y les pregunto: ¿A quién se le perdió este lápiz? Todos respondieron. ¡A mí se me perdió! ¡A mí se me perdió! El lápiz, que había sido tomado por la niña por la parte del borrador, cuando escucho las falsa aseveraciones de los niños, se desinflo y perdió su rigidez Mary, se asustó y los soltó, cayendo al suelo como una goma. Todos los niños creían que se trataba de un truco y se fueron a sus salones porque estaba soñando el timbre que indicaba entrar a clase.
Pero no era ningún truco, el hermoso lápiz volvió a tomar su rigidez normal, ella que había visto la transformación lo tomo de nuevo y se fue al salón de clases. Cuando entro el maestro le dijo, Mary saca una hoja de examen y copia las 20 preguntas apuntadas en el pizarrón. Tienes 15 minutos para responder por llegar tarde. Está bien profesor.
 Se dispuso a escribir con lápiz ya que no tenía más. Quedo sorprendida cuando lo tomo porque este comenzó a escribir las preguntas del pizarrón y al mismo tiempo va escribiendo la respuesta, con una rapidez, destreza y exactitud increíble, que hasta la sorprendida Mary, exclamo con un grito de asombro. ¡Profesor, ya termine! No demoro más de 3 minutos en culminar el examen mientras los más versados y diestros de los alumnos apenas habían terminado cuatro o cinco preguntas. ¿Qué dices Mary? Le pregunto el profesor, ella le dio un beso a su lápiz y el volvió a decir, que ya termine el examen y he respondido las 20 preguntas. Eso no puede ser ¿Tan rápido? Respondió el profesor. Bueno, corrija mi examen y luego veremos, fue la respuesta de la niña de 4to grado. Efectivamente tenía 20 puntos.
 Desde ese día Mary, no se despegaba de su lápiz y cuanta pregunta o examen le hacían, siempre tenía al deslumbrante lápiz mágico atento y le escribía la respuesta correcta y abundante en detalles. Así aprobó el cuarto, el quinto y el sexto grado. Siempre con su lápiz mágico dispuesto a responder por ella, ya tenía 13 años cuando le correspondió ingresar al Liceo, pero sus padres decidieron levarla a viajar en recompensa y premio por haber sido declarada como a mejor alumna de su colegio en todos los tiempos. Nadie había obtenido nunca esas calificaciones.
Así se fue de placer a viajar y conocer su país. Dos meses después regreso porque ya se iniciaban las clases y cuando organizo sus nuevos útiles escolares no encontró su preciado tesoro de estudio, su lápiz mágico, por más que o busco, nunca lo encontró. Como era de esperarse, en ese año escolar del liceo salió muy mal, no sabía ni entendía nada, el resultado final fue aplazado siempre en todo. Moraleja. Cuando estudies, nunca permitas que te digan las respuesta a tus necesidades escolares, porque cuando no estés quien te ayuda, te la veras muy mal.
 Es preferible expresar lo poco que hayas aprendido que el mucho conocimientos de otros.
 Escrito por Norkys Nataly Quintero. 4grado.

En estos dos cuentos son escritos por dos niñas son relatos creados por su imaginación, y me siento orgulloso que mis consejos les haya sembrado ese espíritu por la identidad de nuestras historias que son nuestro gentilicio cojedeño.

 Samuel...el de Los Malabares.
El hijo de Samuel Elías Sánchez “el morocho” y Doña Carlota.
 TSU. En Producción de Medios de Comunicación.
 Miembro de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Cojedes.
 Miembro de la Red de Patrimonio Cultural Inmaterial de Cojedes.

Sugerencias al correo: omar17_8471@hotmail.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada