domingo, 15 de enero de 2017



Día del Maestro.

En cada rinconcito de la patria Venezuela, hay una escuela donde el maestro o maestra, cada mañana espera con gran amor a esos niños para darles amor y sabiduría, les enseña con su pedagogía los conocimientos que los forjará como esos grandes hombres y mujeres que Venezuela necesita.
Aquel 15 de enero de 1932, en la sede del antiguo "Colegió Vargas", ubicado entonces en la esquina de Cuji, se fundó la Sociedad Venezolana de Maestros de Instrucción Primaría (Svmip). Su primer Presidente fue el educador y dirigente gremial Miguel Suniaga, Luís Beltrán Prieto Figueroa fue el Secretario de esta primera Directiva.
Fue creada durante la dictadura del general Juan Vicente Gomez, su finalidad fue para defender los derechos laborales de los maestros y mejorar la educación en Venezuela. Las acciones emprendidas por esta asociación causaron desagrado al Presidente, quién ordeno a los docentes distanciarse de ese gremio. Sin embargo estos permanecieron luchando de manera clandestina en pro de la educación venezolana, para ese entonces contaba con un alto nivel de analfabetismo, para 1936 fallecido el general Gomez; la Sociedad Venezolana de Maestros de Instrucción Primaria, paso a ser La Federación Venezolana de Maestros. 
El Presidente Isaias Angarita decreto el 13 de enero de 1945 la celebración del Día del Maestro el 15 de enero de cada año, como un homenaje a los educadores.
Esta celebración se traslado en 1952 al 29 de noviembre, natalicio de Andrés Bello, por su condición de maestro del Libertador Simón Bolívar. A partir de 1959 se vuelve a la fecha fijada por Medina, la del 15 de enero. La idea inicial había surgido en el seno de la Primera Convención del Magisterio, celebrada en Caracas entre el 25 de agosto y el 5 de septiembre de 1936. Esta Asamblea soberana creo la Federación Venezolana de Maestros, cuyo primer Presidente fue Luis Prieto FIgueroa.

Samuel...el de Los Malabares.
El hijo de Samuel Elias "el morocho" y doña Carlota.

sábado, 14 de enero de 2017


La Divina Pastora.




Cuenta la historia que un sacerdote capuchino, de nombre Isidro de Sevilla, vio en una revelación la imagen de la Divina Pastora. Unos días después, le presentó al artista Miguel Alonso de Tovar una descripción de la imagen que vio y le pidió que le hiciera un cuadro de la virgen. Esta tenía en su mano izquierda al niño y apoyaba la derecha sobre un cordero, fue llamada "Divina Pastora de Almas".

La historia de la Divina Pastora, en Venezuela se remonta al año de 1736. Fecha en la cual el párroco de Santa Rosa, en Barquisimeto, le encomendó a un escultor la imagen de la Divina Pastora, pero lo que consagra a Barquisimeto, más en concreto a Santa Rosa, como la sede de la Divina Pastora es la epidemia de cólera que golpeó a Venezuela en el año 1855. La mayor parte de las familias de la ciudad de Barquisimeto sufrieron graves consecuencias por esta epidemia.
Se cuenta que el sacerdote José Macario Yepez, párroco de la iglesia de la Concepción, se ofreció a la Divina Pastora como la última víctima de la epidemia. Y así fue, porque a partir de la muerte del sacerdote, cesó la epidemia. Este acontecimiento quedo grabado profundamente en el corazón de los larenses.
Como recuerdo y gratitud del milagro acontecido, todos los años, el 14 de Enero, se realiza una procesión en honor de la Divina Pastora que va desde Santa Rosa hasta la catedral de Barquisimeto. Es la procesión mas concurrida de Venezuela.
Toda la ciudad y pueblos cercanos se vuelcan hacia la Basílica de Santa Rosa para acompañar a la patrona, guía y custodio de los larenses.
Es la procesión número 161 que se lleva religiosamente y el pueblo acude a ella, igualmente está devoción ha traspasado las fronteras y de países hermanos como Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, vienen a pagar la promesa de algún favor recibido, es parte de nuestra idiosincrasia venezolana.

Samuel...el de Los Malabares
El hijo de Samuel Elias "el morocho" y doña Carlota.

martes, 10 de enero de 2017






A 157 años de la muerte del General del Pueblo.
 Ezequiel Zamora


Hoy 10 de enero del 2017, se cumplen 157 años de la vil traición para asesinar al general del pueblo Ezequiel Zamora.

Ezequiel Zamora, nació en Cùa, estado Miranda, el 1 de febrero de 1817, huérfano de Alejandro Zamora un Capitán de la Independencia y su madre Paula Correa.
Su educción fue rudimentaria, sensibilizado por el atropello al pueblo, que percibía en su recorrido por los llanos comprando ganado y desde el mostrador de su modesta pulpería en Villa de Cura, Zamora decidió emprender una carrera política, como delegado liberal quedo electo en la lista de postulados para las elecciones de 1846, pero su registro, junto al de centenas de liberales, fue anulado como parte del plan de fraude planificado por Páez.
En 1846, se levantó en armas, en Barlovento dirigidos por Manuel Echandia, Mariano Tirado y Tomas Galarraga; en Barbacoa y Tiznados liderados por Pedro Aquino, Segundo Martínez y Evangelisto Cabeza; en Barinas comandados por Pedro Blanco y Julián Díaz; en Guárico con Juan Moronta, Santiago Moreno y Juan Pomposa, igualmente en las serranías de Carabobo y Aragua liderada por Francisco José Rangel, conocido como el “Indio Rangel” fue capturado y decapitado el 14 de marzo de 1847 y su cabeza llevada a José Antonio Páez. Zamora fue hecho prisionero el 25 de marzo de 1847 y condenado a muerte el 27 de julio de ese mismo año. Aun cuando esta insurrección fue derrotada y sus líderes asesinados o encarcelados, la misma profundizo las contradicciones en el seno de las clases dominantes, generando una ruptura entre José Antonio Páez y José Tadeo Monagas, quien bajo la presión popular por Paula Correa, la madre de Zamora, conmutó la pena de muerte por diez años de cárcel en Maracaibo.
Las contradicciones entre las clases dominantes desembocaron en un pacto del Presidente José Tadeo Monagas con los liberales, quienes el 24 de enero de 1848 asaltaron el Congreso Nacional para evitar que la mayoría paecista aprobara un juicio a Monagas. Ezequiel Zamora, quien había escapado de la cárcel el 22 de noviembre de1847, fue incorporado como oficial con el grado de Comandante al ejército Nacional para combatir la rebelión convocada por Páez.
Este último, después de humillantes derrotas militares como la infringida por el Lancero de la Independencia José Cornelio Muñoz, el 10 de marzo de 1848, en la sabana de los Araguatos en Apure, fue apresado en los llanos de Cojedes el 14 de agosto de 1849 por el héroe de la Independencia, General José Laurencio Silva y entregado en custodia al Comandante Ezequiel Zamora, para ser trasladado desde el Campo de Monagas (macapo) hasta la ciudad de Valencia.
El 20 de febrero de 1859 estalla en Coro la Guerra Federal. El General Ezequiel Zamora se puso al frente de la revolución Federal con un programa contra la pena de muerte, contra el peculado y la corrupción, y en favor del sufragio universal. La base ideológica que impulsaba la guerra era la lucha contra los opresores y a favor de los oprimidos. Este logro aglutinar las masas populares que desde la guerra de la independencia eran engañadas con falsas promesas, planteo la eliminación del latifundio y de todas las formas de opresión económica, política y social.
Zamora, de inmediato, se dedicó al trabajo político y a la organización del Ejercicito Federal de Occidente, del cual fue nombrado General de División y Jefe de Operaciones, el 25 de febrero de 1859.
Desde Coro y al frente de un ejército compuesto de campesinos, negros, esclavos, llamado oficialmente Ejército Federal de Occidente, libró una exitosa campaña contra los godos, dirigidos militarmente por el General León Febres Cordero. Los combates de Boca de Yaracuy (22 de marzo), El Palito, Carabobo (23 de marzo), toma de San Felipe (28 de marzo), sitio de Barquisimeto (3 de abril), combate de Araure, Portuguesa, donde se entonó oficialmente el Himno de la Federación "Oligarcas Temblad" (5 de abril), sitio de Barinas (16 de abril), San Lorenzo, 24 horas  de cañoneo con las tropas del General José Laurencio Silva (27 de abril), ocupación de Guanare (10 y 12 de mayo) y toma de Barinas (18 de mayo) abrieron las puertas para constituir el Estado Federal de Barinas (22 de mayo de 1859). De hecho los combates de Barinitas (15 de junio) La Bellaca (20 de junio) sitio de Guanare (agosto-septiembre), toma de Barquisimeto (4 de octubre) y centenares de escaramuzas dieron cuenta de la fortaleza político militar del ejército revolucionario. El 2 de agosto de 1859, la oligarquía conservadora derroco al dictador Julián Castro, este hecho fue aprovechado por los federales caraqueños para promover la rebelión desde la plaza de San Pablo en pleno centro, la misma fue sofocada, con un saldo de 60 muertos y centenas de heridos y detenidos, esto se le conoció como la “Sampablera”.
Todas estas victorias el pueblo lo aclamaba como el “General del Pueblo”, por eso Juan Crisostomo Falcón y Antonio Guzmán Blanco, nunca reconocieron la autoridad de Zamora y mucho menos el programa revolucionario y como quinta columna se dedicaron a frenar el impulso revolucionario de la guerra, como quedó demostrado en distintos sucesos antes y después.
La Batalla de Santa Inés, el 10 de diciembre de 1859, constituyo un verdadero tratado de estrategia y táctica militar, diseñado por Zamora y ejecutado por 5.000 campesinos y campesinas “patas en el suelo” que usando una maniobra de falsa retirada, combinada con el recurso de trincheras, emboscadas y el incendio de la sabana, le dio un golpe estratégico a las tropas de la oligarquía, dirigidas por el General Pedro Estanislao Ramos, los coroneles Manuel Vicente de Las Casas, Olegario Meneses, Antonio Jelambi y el Comandante José María Rubín, entre otros prestigiosos oficiales godos.
Tras la victoria, Zamora se dio a la tarea de perseguir a los restos del ejército godo hasta la cordillera andina, librando intensos combate durante 17 días en Barinas, Maporal, Corozo, Bostero y Curbati.
Ezequiel Zamora y el ejército tomó rumbo al centro, y en el camino resolvió ocupar a San Carlos, a las 10 de la mañana del 10 de enero de 1860 recibió un balazo mortal en la cabeza que le entró por el ojo derecho provenientede un tirador hasta ahora desconocido, mientras inspeccionaba obras de defensa, como único testigo del hecho Antonio Guzmán Blanco, sobre el cual quedó el señalamiento intelectual del crimen.
Con Zamora moría también la revolución campesina y popular. Por eso la oligarquía celebró en Caracas con la triste y célebre frase, expresada por el fanático de la oligarquía Juan Vicente González: “bala afortunada, bendita sea mil veces la mano que te dirigió”.
El 24 de abril de 1863, Pedro José Rojas, en nombre de Páez y Antonio Guzmán Blanco, representando a Falcón, firmó el tratado de Coche, que puso fin a la guerra Federal.
En esta nueva visión histórica insurgente el espíritu del General del Pueblo Ezequiel Zamora, cabalga por la patria Venezuela, sembrando el ideario Bolivariano del Padre de la Patria Simón Bolívar, y retomando  las consigna, todos somos pueblos y ahora es la verdadera batalla de ideología, de identidad, de pertenencia y es parte del árbol de las  tres raíces junto a Simón Bolívar y Simón Rodríguez, el eterno comandante Hugo Chávez Frías, donde nos identifica con la lucha contra las desigualdad heredaras después de la ruptura del vinculo colonial y nos dice que somos un país rebelde e insurgente, por nuestra venas llevamos el ideario bolivariano y  el eterno Chávez lo retomo como un bastión de las luchas del pueblo venezolano contra el imperialismo y  ahí aquel que se atreva a profanar nuestra tierra soberana, este gran pueblo unido y rodilla en tierra vencerá.

Aun retumban las frases:

“La tierra no es de nadie, es de todos”.
“Respeto al campesino”
“Todos somos iguales”.
“Tierra y hombres libres”.
Zamora Vive en el Pueblo


Samuel…el de Los Malabares.
El hijo de Samuel Elías (el morocho) y Doña Carlota.
Samuel Omar Sánchez Terán.

viernes, 6 de enero de 2017




Feliz Dia de Los Tres Reyes Magos.




  Su Columna Cojedes de Antier, Les desea de corazon que este  nuevo comiezo del año 2017, llene de bendiciones de salud y exitos todos los hogares del Universo y todos sus sueños, se concreten en metas realizadas.
Mil gracias por sus comentarios.

En el Día de Reyes se celebra la conmemoración de la llegada de visitantes con regalos al recién nacido niño Jesús. Según el evangelio las personas que llevaron los regalos eran reyes, celebrándose de esta forma el Día de los Reyes Magos. Los tres Reyes Magos junto con sus regalos son: Melchor (oro), Gaspar (incienso) y Baltasar (mirra).
Según el Nuevo Testamento las primeras referencias de los Tres Reyes Magos como los conocemos hoy en día se tienen a partir del siglo XV.

Algo de la historia de Los Tres Reyes Magos y asi, comenzar a escribir en su Columna.

Samuel...el de Los Malabares
El hijo de Samuel Elias !el morocho! y doña Carlota.

sábado, 20 de febrero de 2016

Sucre, Paladin de Venezuela.




Antonio Jose de Sucre
Gran Mariscal de Ayacucho.

         Escribir de este Prócer de la Independencia de Venezuela y Latinoamérica, es hablar de lealtad al ideal de Simón Bolívar.
            Antonio José de Sucre nació en Cumana, primogénita ciudad del continente americano, el 3 de Febrero de 1795, fueron sus padres: Don Vicente de Sucre y Urbaneja, y Doña María Manuel de Alcalá. Tuvo ocho hermanos, a saber: José María, María Josefa, Agusanta, Jerónimo, Vicente, Pedro, Francisco y Magdalena, después, con el segundo matrimonio de Don Vicente llegaron nueve hermanos más: los Sucre Márquez, también patriotas y mártires.
            En esta historia insurgente, que es develar las incógnitas aun ocultas citare este  testimonio sobre su nacimiento de acuerdo a López, Gilberto J. (2015, febrero 5). Sucre: vida y realidad. Correo del Orinoco, p. 24. “No se ha establecido el sitio exacto de su nacimiento: se dice que nació en la calle La Luneta, en una casa cerca del castillo de Santa María de la Cabeza; que nació en la calle de Belén de Toporo, en una casa que  estuvo ubicada en la esquina del hoy Liceo Sucre, diagonal a la Plaza Andrés Eloy Blanco, y hasta se dice que nació en la Hacienda Cachamaure, que era propiedad de su padre. Son sitios señalados por la tradición, y que han pasado de boca en boca, pero no hay testimonio escrito ni material que lo sustente. Y lo que se sostenga hoy como verdad oficial, es bueno tener en cuenta que la verdad oficial puede no ser la verdadera. Su nacimiento en la Hacienda Cachamaure se descarta fácilmente. Sucre nació el 3 de febrero, y su bautizo se realiza en la Ermita del Carmen, destruida por el terremoto de 1796, se levanta en su lugar la Iglesia Santa Inés, el 21 del mismo mes. En las condiciones de los caminos y vías de transito y modos de viajar, y por las costumbres de la época, es de dudar que una mujer recién parida se traslade a los 15 o 16 días de la hacienda hasta la ciudad, por mar o tierra, para realizar el bautizo del recién nacido. No hay que olvidar que hasta fechas reciente, toda mujer después del parto cumplía la cuarentena, 40 días de reposos y cuidados extremos, por los riesgos después del parto. Estas limitaciones hubieran impedido el bautizo, a los pocos días de nacido, como era costumbre de las familias en la Venezuela colonial. Queda entonces evidenciado el nacimiento de Sucre en Cumana, solo que aún falta por establecer verídicamente el sitio de su nacimiento”.
            El 19 de abril de 1810 encontró a Antonio José, incorporado al ejército y recibió, su primer ascenso, de Cadete a Sub-Teniente de la Junta Suprema de Caracas, firmado por Martin Tovar Ponte, el 6 de mayo de 1810, apenas cumplido los quince años de edad. Poco más de un año después, el 31 de julio de 1811, sera ascendido por la misma junta Suprema al grado de Teniente de Milicias Regladas, ya su cadena de ascensos, en riguroso orden, por meritos reconocidos, no se detendrá hasta haber alcanzado los más altos grados de la jerarquía militar: General en Jefe de los Ejercicitos de Colombia y Gran Mariscal de los Ejercicitos del Perú; sin haber cumplido todavía los treinta años de edad.
            No dudo mucho tiempo su permanencia en oriente. Regreso a Caracas con los refuerzos que envió su provincia, para defender la patria naciente de los intentos de volverla a sojuzgar al poder español.
            Lucho en la batalla de Valencia y triunfa por primera vez, a las órdenes del Generalísimo Miranda, vinieron luego las grandes calamidades que sepultaron la Primera República: el terremoto de 1812 y la invasión de Monteverde, que culmino con la capitulación de Miranda en La Victoria.
            Violada la capitulación, a las pocas horas de firmada, fue hecho prisionero Miranda. Sucre regresa  Cumana a reunirse con su familia, que estaba siendo acosada por Zerveris y había decidido retirarse a su hacienda de Chacamaure, cerca de Cariaco.
            En la segunda República, Sucre se incorpora, con el grado de Capitán, que le fue ofrecido por el General Santiago Mariño. Sus conocimientos de ingeniera militar, su capacidad para la organización y entrenamientos de cuerpos de ejército y su valor personal, demostrado en los combates, le conquistaron un puesto de primera línea en el aprecio, estimación y respeto, de aquel grupo de héroes que venían a reconquistar su patria, en manos de los realista a las ordenes de Monteverde.
            Después del acto heroico del neogranadino Antonio Ricaurte, 6 días después llego Mariño al mando del ejercicito de oriente, con Sucre, como Jefe del Estado Mayor y se enfrentaron a Boves, que se había devuelto para atacarlos, y lo derrotan en Bocachica, el 31 de marzo, pero Mariño no lo persiguió, continuo a reunirse con Bolívar en La Victoria, y Boves, se retiro a Calabozo a recuperarse.
            El Libertador ordena a Mariño, enfrentar al Brigadier Jose Ceballos, que viene de Coro al frente de 4.000 hombres y lo verifica en la sabana de Aro, cerca de San Carlos, el 16 de abril. El jefe realista lo derrota totalmente y va a sitiar a Valencia, que defenderá Urdaneta. Arao fue la única oportunidad en que Sucre, combatió en suelo cojedeño.



jueves, 18 de febrero de 2016

Historia Matria



Prócer General José Félix Ribas.
A 201 años de su muerte.


         General en jefe del Ejército de Venezuela durante la guerra de Independencia. Nació en Caracas el 19 de diciembre de 1775, hijo de Marcos Ribas y Petronila Herrera Martínez. Fue el menor de diez hermanos, su primera educación la recibió en una escuela colonial.
            El 1 de febrero de 1796 contrajo matrimonio con María Josefa Palacios, tía de Simón Bolívar. Con los Montillas, los Salías, los Bolívar y otros integro aquel grupo gestor del movimiento que culmino con los sucesos del 19 de abril de 1810.
            En esa misma fecha, Ribas ocupo en el Ayuntamiento una banca de Diputado por el pueblo y por los pardos. El 25 del mismo mes, fue elegido uno de los miembros de la Junta Suprema que se organizó para gobernar a Venezuela, a raíz de la destitución del Capitán general Vicente de Emparan y Orbe.
            Después, por decisión de la Junta Suprema, fue desterrado junto con sus dos hermanos Francisco José y Juan Nepomuceno a una isla extranjera, por participar en una protesta pública por el asesinato cometido en Quito, el 02 de agosto de 28 patriotas por las autoridades realista.
            En abril de 1811 Ribas fue llamado nuevamente a Venezuela, por el nuevo Triunvirato ejecutivo, formado por el Doctor Cristóbal Mendoza, Juan de Escalona y Baltasar Padrón. Su primera tarea militar había sido la creación del batallón de Milicias Regladas de Blancos de Barlovento, en 1810 como coronel vivo y efectivo. Bajo las órdenes del general Francisco de Miranda hizo la campaña contra Domingo de Monteverde (1812); en esa ocasión fue enviado con su batallón en refuerzo del Coronel Juan Pablo Ayala, quien defendía el portachuelo de Guaica. De allí paso a Caracas en calidad de Comandante Militar de la ciudad, en sustitución de Juan Nepomuceno Quera, tras la pérdida de la Primera República, emigro a Nueva Granada.
            En Ocaña se unió a Bolívar a comienzos de 1813, y con él mancho a San José de Cúcuta, y actuó en la batalla victoriosa librada en aquella localidad contra el coronel Ramón Correa (28/02/1813). Mando la división de retaguardia en la Campaña Admirable, iniciada en Cúcuta el 14 de mayo de 1813. Triunfo en Niquitao, en Los Horcones, por su meritoria actuación militar Bolívar, le confiere el título deMariscal de Campó de los Ejércitos de Venezuela y Comandante General de las armas Libertadores. Concluida la campaña, Bolívar lo nombró gobernador militar de la ciudad de Caracas y Comandante de la provincia de Caracas.
            El 17 de octubre de 1813, merced  al decreto de Bolívar sobre uniformes, divisas y graduaciones, cambio el título de Mariscal  por el de general de división, su equivalente.
            Durante los días 23, 24  y 25 de noviembre de 1813, combatió con éxito en la batalla de Vigirima contra el regimiento de Granada, el cual obligo a replegarse a Puerto Cabello, donde tomo el mando de las fuerzas sitiadoras y con ellas tomó por asalto al pueblo exterior y los fuertes de Trincherón y San Luis.
            En 1813, José Félix Ribas se hizo merecedor de la Orden de los Libertadores, recién creada por Simón Bolívar.
            Después de haber vencido a Vicente Campos Elías en la Puerta (03/02/1814), José Tomas Boves organizo tres columnas: una Francisco Tomas Morales, por La Victoria se dirigió hacia Caracas; la tercera se quedó en Villa de Cura como reserva.
            Boves estaba prácticamente a las puertas de la capital, por ello Bolívar le impartió órdenes a José Félix Ribas que defendiera La Victoria hastavencer o morir. Y fue este uno de los más bregados encuentros sostenidos entre patriotas y realista en aquellos primeros años de la gesta emancipadora.
            Tuvo la épica batalla aquel 12 de febrero de 1814, y un hecho importante que debemos destacar es que Boves no participo en esa batalla, pues se encontraba en Villa de Cura restableciéndose de un herida sufrida en La Puerta, donde cayó vencido Campo Elías quien sería precisamente el que pondría las acciones a favor de los republicanos en la Victoria, cuando llego con una fuerza de 220 hombres desde San Mateo. “La Legión infernal” fue comandada en ese encuentro  por Francisco Tomás Morales, quien no tenía nada que enviarle nada al asturiano en cuanto a maldad. En dicha victoria entregaron sus vidas jóvenes estudiantes de la Universidad y del Seminario ahí José Félix Ribas conquisto el título de Vencedor de los Tiranos.
Regreso a Caracas y de ahí marcho contra Rosete y lo venció en Charallave (20 de febrero), Un mes más tarde, de Caracas condujo nuevamente sus fuerzas hacia Ocumare del Tuy, contra Rosete a quien venció el 20 de marzo, este triunfo le valió su ascenso a general en jefe el 23 de marzo.
            Después de la derrota sufrida antes las fuerza de Boves en La Puerta (15/06/1814), Bolívar se retiró a Caracas y de acuerdo con Ribas trato de organizar  la defensa de la Ciudad, pero vista la imposibilidad para ello, decidió ejecutar lo que se conoce como la Emigración a Oriente. Ribas le acompaña, mientras Bolívar llevaba a cabo en Barcelona las operaciones que concluyeron con su derrota en la batalla de Aragua de Barcelona (17/08/1814).
            Ribas, con el resto de las fuerza, espera en Caracas. De Barcelona paso Bolívar a Cumaná, donde se embarcó (25/08/1814) en el buque de José Bianchi para tratar de salvar los suministros confiados a este marino.
            El 5 de septiembre Bolívar en Carúpano, durante ese lapso Ribas había asumido el mando en Jefe del ejército del Libertador, por ausencia de su titular. El 8 del mismo mes, después de haber sido desconocida su autoridad por Ribas y Manuel Piar, Bolívar y Santiago Mariño se embarcaron para Cartagena de Indias, en compañía de D'Elhuyar, Mariano Montilla, José Francisco Azcue y otros.
            Ribas se trasladó a Maturín con sus tropas y con las dejadas por Bolívar en coordinación con el general José Francisco Bermúdez realizo las operaciones finales de la Segunda República. El 5 de diciembre se enfrentó a Boves en la sabana de Úrica donde fue derrotado por el jefe realista. Días más tarde organizo en Maturín una fuerza y de nuevo los realistas lo vencieron (4/12/1814).
            De aquella plaza se retiró Ribas al alto llano, al cabo de varios días de incesante marcha, llegaron a las montañas de Tamanaco, cerca de la población guariqueña de Valle la Pascua. José Félix Ribas, se internó a fin de buscar posibilidad de continuar la resistencia contra la denominación realista. Las autoridades españolas lo ubicaron y fue detenido.
            No se conformaron los esbirros en propinarle toda clase de tortura sino que, por orden de las autoridades de la ocupación española, su cuerpo fue despedazado, sus miembros ensangrentados fueron colgados en postes y con carteles denigrantes, a las puertas de las principales poblaciones.
            En la entrada de Caracas, en el sector conocido como La puerta de Caracas, al norte de la parroquia La Pastora fue colocada su cabeza en una jaula después de hervirla en aceite.
            Allí estuvo hasta la derrota de los españoles en la batalla de Carabobo, actualmente existe un monumento en el lugar que recuerda la brutalidad de la, ocupación española.
            Hoy 31 de enero de 1816, a 201 años de la muerte cruel del General José Félix Ribas, Héroe de la Independencia de Venezuela.
            La Patria aun llora su muerte y protesta la crueldad de la ocupación, donde este prócer es un paradigma del valor, la audacia, la justicia y el respeto a los demás, igualmente sus resto deben reposar el Panteón Nacional.

   Honor a este gran Héroe de la Patria.

Trabajo de Investigación de.
Licenciado Samuel Omar Sánchez Terán.