viernes, 29 de abril de 2011

Hoy 223 Años del Natalicio del Procer Cojedeño Fernado Figueredo.

Sintesis


Coronel de caballería de la Independencia, vio la luz del mundo en la Villa de San Carlos de Austria, un día 29 de abril del año 1788, era el segundo de un total de siete hijos procreados por Don Ignacio Figueredo Segundes en su matrimonio con Doña Ana Josefa Mena.


Fue bautizado el 2 de Mayo del mismo año en el Templo de la Concepción en su ciudad natal, le pusieron por nombre Pedro Joseph Figueredo el cual por razones aun desconocidas cambio años más tarde, adoptando el nombre de Fernándo, con el cual se le conoce en las páginas de la historia.


Ingresó en el Ejército patriota en 1810, según la tradición lo hizo ya con el grado de capitán. Hizo la Campaña de Coro, con el marqués de Toro. Fue preso en la derrota de Araure, sufrida por el coronel Florencio Palacios a manos del capitán Francisco Mármol, el 18 de abril de 1812; de allí fue remitido a Coro y luego a Puerto Cabello, donde permaneció cerca de 7 meses.


A este castillo llevaron también a su tío Pedro José Figueredo Gegundes, en octubre del mismo año, por haberse expresado contra la Corona, a la que servía. Fernando Figueredo se une a la Campaña Admirable en 1813 y toma parte en el combate de Taguanes; en 1814 está bajo el mando del general Rafael Urdaneta; con él defiende a San Carlos contra el jefe realista Sebastián de la Calzada (marzo 1814) y luego a Valencia.


Con el mismo Urdaneta va en la retirada hacia la Nueva Granada; pasa a Casanare, donde se organiza la resistencia, allí figura como segundo del comandante Francisco Olmedilla, a quien sustituye cuando éste abandona el mando de sus tropas, hasta que José Antonio Páez lo desplaza del mando; no obstante, Figueredo prosigue con éste y participa en todas sus campañas.


Luego pasa a unirse a los generales Manuel Piar y Manuel Cedeño en el oriente del país, y con ellos hace la Campaña de Guayana.


En 1818, a las órdenes de Simón Bolívar, hace la Campaña del centro contra Pablo Morillo; en este año, se halla en la derrota que el realista Francisco Tomás Morales da a Cedeño, en la laguna de Los Patos (20
mayo), donde perece su hermano el capitán Miguel Faustino Figueredo Mena. Vuelve con Páez en 1819 y participa en numerosos combates: Hatos Marrereños, Queseras del Medio, entre otros.


De nuevo a las órdenes de Bolívar, está en la batalla de Boyacá (7.8.1819), donde pierde a su otro hermano el teniente José María Figueredo Mena. En 1821, participa en la batalla de Carabobo.


Después, se le designa comandante de armas de San Carlos, hasta 1824, cuando pasa al mismo destino en la provincia de Carabobo, cargo al que renuncia en 1826, ante los sucesos de La Cosiata. En este año pide su baja por motivos familiares.


En 1827 se le concede licencia temporal como coronel de caballería vivo y efectivo. Se dedica luego al comercio y la ganadería al año siguiente se casa en San Carlos con María Guardiana Ramona de la Trinidad Herrera Valdés. Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde el 29 de junio de 1937.


Dos años después de haber contraído matrimonio, Figueredo pide la baja y se retira en Agosto de 1830, casualmente pocos meses antes de la muerte del Libertador; luego da algunos pasos en la arena política del país participando como Representante en el Congreso Constituyente de Valencia en 1830 – 31.


Quizás los momentos más duros de su vida los tuvo a mediados de 1839 en el mes de junio tuvo lugar un grave problema entre Fernándo y su esposa, el cual ocasiona fuertes enfrentamientos entre los Figueredo y los Herrera.


Al comienzo de los hechos había ocurrido un lamentable percance donde resulto herido el comerciante español Ramón Goiticoa, ello produce el encarcelamiento del Coronel Figueredo a lo largo de 3 meses y le concede la libertad el 27 de marzo de 1840, sin embargo le establece como condición, entre otras cosas, el destierro de su lar nativo, al cual no podrá volver a entrar jamás.


Parte el 12 de Abril hacia su Hato en Barinas llegando el día 14 y a partir de ese momento buscando el olvido se entrego de lleno a las actividades agropecuarias.


Aquí en este lugar de condiciones inhóspitas, donde proliferan las enfermedades tropicales, en auto-confinamiento el héroe permanece ajeno al resto del mundo, rumiando su sufrimiento en eternas horas de soledad, hasta que al cabo de un año de aislamiento, diezmado por el dolor del destierro y victima de una fuerte disentería entrega su alma al creador, el 26 de abril de 1841, a escasos tres días para cumplir 51 años. Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde el 29 de junio de 1937.


Que honor para uno como Cojedeño, esos nos llena de Orgullo tener en nuestro Estado la dicha de haber nacido esos proceres como Fernando y todos los de esa familia que lucharon por nuestra Independencia, junto a Don Teodoro Figueredo, Manuel Manrique, hay que darle meritos a ellos, por eso con nuestro blogs estamos aportando un granito, eso es Cojedeñidad, en el buen sentido de la palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada