sábado, 20 de febrero de 2016

Sucre, Paladin de Venezuela.




Antonio Jose de Sucre
Gran Mariscal de Ayacucho.

         Escribir de este Prócer de la Independencia de Venezuela y Latinoamérica, es hablar de lealtad al ideal de Simón Bolívar.
            Antonio José de Sucre nació en Cumana, primogénita ciudad del continente americano, el 3 de Febrero de 1795, fueron sus padres: Don Vicente de Sucre y Urbaneja, y Doña María Manuel de Alcalá. Tuvo ocho hermanos, a saber: José María, María Josefa, Agusanta, Jerónimo, Vicente, Pedro, Francisco y Magdalena, después, con el segundo matrimonio de Don Vicente llegaron nueve hermanos más: los Sucre Márquez, también patriotas y mártires.
            En esta historia insurgente, que es develar las incógnitas aun ocultas citare este  testimonio sobre su nacimiento de acuerdo a López, Gilberto J. (2015, febrero 5). Sucre: vida y realidad. Correo del Orinoco, p. 24. “No se ha establecido el sitio exacto de su nacimiento: se dice que nació en la calle La Luneta, en una casa cerca del castillo de Santa María de la Cabeza; que nació en la calle de Belén de Toporo, en una casa que  estuvo ubicada en la esquina del hoy Liceo Sucre, diagonal a la Plaza Andrés Eloy Blanco, y hasta se dice que nació en la Hacienda Cachamaure, que era propiedad de su padre. Son sitios señalados por la tradición, y que han pasado de boca en boca, pero no hay testimonio escrito ni material que lo sustente. Y lo que se sostenga hoy como verdad oficial, es bueno tener en cuenta que la verdad oficial puede no ser la verdadera. Su nacimiento en la Hacienda Cachamaure se descarta fácilmente. Sucre nació el 3 de febrero, y su bautizo se realiza en la Ermita del Carmen, destruida por el terremoto de 1796, se levanta en su lugar la Iglesia Santa Inés, el 21 del mismo mes. En las condiciones de los caminos y vías de transito y modos de viajar, y por las costumbres de la época, es de dudar que una mujer recién parida se traslade a los 15 o 16 días de la hacienda hasta la ciudad, por mar o tierra, para realizar el bautizo del recién nacido. No hay que olvidar que hasta fechas reciente, toda mujer después del parto cumplía la cuarentena, 40 días de reposos y cuidados extremos, por los riesgos después del parto. Estas limitaciones hubieran impedido el bautizo, a los pocos días de nacido, como era costumbre de las familias en la Venezuela colonial. Queda entonces evidenciado el nacimiento de Sucre en Cumana, solo que aún falta por establecer verídicamente el sitio de su nacimiento”.
            El 19 de abril de 1810 encontró a Antonio José, incorporado al ejército y recibió, su primer ascenso, de Cadete a Sub-Teniente de la Junta Suprema de Caracas, firmado por Martin Tovar Ponte, el 6 de mayo de 1810, apenas cumplido los quince años de edad. Poco más de un año después, el 31 de julio de 1811, sera ascendido por la misma junta Suprema al grado de Teniente de Milicias Regladas, ya su cadena de ascensos, en riguroso orden, por meritos reconocidos, no se detendrá hasta haber alcanzado los más altos grados de la jerarquía militar: General en Jefe de los Ejercicitos de Colombia y Gran Mariscal de los Ejercicitos del Perú; sin haber cumplido todavía los treinta años de edad.
            No dudo mucho tiempo su permanencia en oriente. Regreso a Caracas con los refuerzos que envió su provincia, para defender la patria naciente de los intentos de volverla a sojuzgar al poder español.
            Lucho en la batalla de Valencia y triunfa por primera vez, a las órdenes del Generalísimo Miranda, vinieron luego las grandes calamidades que sepultaron la Primera República: el terremoto de 1812 y la invasión de Monteverde, que culmino con la capitulación de Miranda en La Victoria.
            Violada la capitulación, a las pocas horas de firmada, fue hecho prisionero Miranda. Sucre regresa  Cumana a reunirse con su familia, que estaba siendo acosada por Zerveris y había decidido retirarse a su hacienda de Chacamaure, cerca de Cariaco.
            En la segunda República, Sucre se incorpora, con el grado de Capitán, que le fue ofrecido por el General Santiago Mariño. Sus conocimientos de ingeniera militar, su capacidad para la organización y entrenamientos de cuerpos de ejército y su valor personal, demostrado en los combates, le conquistaron un puesto de primera línea en el aprecio, estimación y respeto, de aquel grupo de héroes que venían a reconquistar su patria, en manos de los realista a las ordenes de Monteverde.
            Después del acto heroico del neogranadino Antonio Ricaurte, 6 días después llego Mariño al mando del ejercicito de oriente, con Sucre, como Jefe del Estado Mayor y se enfrentaron a Boves, que se había devuelto para atacarlos, y lo derrotan en Bocachica, el 31 de marzo, pero Mariño no lo persiguió, continuo a reunirse con Bolívar en La Victoria, y Boves, se retiro a Calabozo a recuperarse.
            El Libertador ordena a Mariño, enfrentar al Brigadier Jose Ceballos, que viene de Coro al frente de 4.000 hombres y lo verifica en la sabana de Aro, cerca de San Carlos, el 16 de abril. El jefe realista lo derrota totalmente y va a sitiar a Valencia, que defenderá Urdaneta. Arao fue la única oportunidad en que Sucre, combatió en suelo cojedeño.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada